29.8.05

Cosas y encargos

Hace unos días compré unas mesitas plegables de IKEA, muy sencillitas, para poder usarlas cuando a nos apetezca cenar en la butaca mientras vemos la tele.
Dado que mi marido (serio que es él, no como yo, que soy una impresentable) me ha prohibido hacer dibujos en las paredes (con lo mona que habría quedado una rana en el estudio...), decidí tomarme la rebancha y pintar las mesas. Puede parecer imposible, pero sabía lo que quería. La mesa ha quedado lacada en blanco (porque no había negro) y con un dibujo de Escher en el sobre. Espero terminarla esta noche y poder colgar mañana las fotos.
Por otra parte, mi madre y mi suegra han empezado a hacerme encargos. Anillos, pendientes, collares y otras cosas. Ayer estuve echando números y, la verdad, es algo que puede reportar un dinerillo. En cierto modo me halaga mucho que a la gente le gusten las tonterías que hago, pero por otra parte, me da pánico aburrirlas.
Supongo que lo mejor es dejarse llevar un pocito, a ver a dónde voy a parar...

5 comentarios:

Imperator dijo...

Lo anuncias por Internet y triunfas. Podrías vivir de ello si eres un poco avispada. Y tú lo eres. Tienes un carnet que lo dice ;)

´°*¤·Nur·¤*°` dijo...

En cuanto tenga un buen portfolio igual me lo planteo; no sé que será de mi situación laboral a partir de Noviembre, o sea que depende de cómo vaya el asunto puede ser una opción... Eso sí que sería un cambio de rumbo en mi carrera XD

Pucela dijo...

He preguntado a mis hijos, y apoyan la idea de la rana en la pared.
¡Rana en la pared!
¡Rana en la pared!
¡Rana en la pared!

PD.- No descartamos, una vez te profesionalizes, comprar una rana en la pared. ¡Rana en la pared!

´°*¤·Nur·¤*°` dijo...

Jajajaja!!! Si me prestas una pared, te pinto la rana XD.

Imperator dijo...

Esos son los cambios, preciosa, que nunca te arrepientes de dar. Ánimo.