30.3.07

Desenlace

No son buenas noticias, aviso.
Después de diez días esperando que la propietaria del piso diera señales de vida ayer llamé otra vez a la inmobiliaria. Esta vez la chica me dijo que ya había hablado con ella y que sabría algo a lo largo del día. Como sabéis, los jueves por la tarde hasta finales de abril las cajas abren por la tarde, y como la ley de Murphy dispone, la llamada de la inmobiliaria llegó a las ocho menos cuarto de la tarde, hora de cerrar al público, cuando tenía enfrente de mi ventanilla una cola de seis personas que querían hacer las gestiones más variopintas.
La chica de la inmobiliaria me dijo que al final no iba a poder ser, que la propietaria del piso había decidido que el hecho de que mi marido fuese autónomo y llevase tan poco tiempo por su cuenta no ledaba confianza, y que ahora pagamos un alquiler muy bajo. Me dijo que ella había insistido mucho en que se lo mirase con cariño, que veía que realmente estábamos interesados, que yo tenía un contrato indefinido, etcétera, pero que la señora se había mostrado muy inflexible.

No me sentó tan mal como esperaba. Supongo que en el fondo estaba muy mentalizada de que eso podía pasar. Claro; no me ha hecho ninguna gracia, pero es lo que hay.
Decidí darme un homenaje y me fui de cena. Me he cogido el día de hoy de vacaciones y he dormido hasta tarde. Esta tarde he quedado para recoger la paga y señal.
Supongo que es que no tenía que ser.

3 comentarios:

Chr Chk dijo...

Ei, menos mal que me avisaste!! re-bienvenida, ya te echábamos de menos en el blogguer world!

Blogguer world? qué friki y ñoño, no? puta primavera...

Duende dijo...

Ya lo siento.

De todos modos, a pesar de las condiciones de tu marido, si pudieses ofrecer un aval bancario (que no tendría por qué ser tuyo, sino que podría ser de un familiar) de una determinada cuantía quizás para la próxima podrías tener mejor suerte.

Fantine dijo...

Jo, lo siento hermosa. Pero bueno, ya ahogaremos nuestras penas en 10 días por la ciudad condal :)