6.7.06

La familia crece

Pues sí, 27 tacos me han caído. Y los llevo con arte, qué pasa.
Ando muy liada entre el currele y un par de cosillas más; ambas peludas y felinas. Mi marido que es un solete al final me regaló el gatito (no creí que fuera a hacerlo) y el proceso de integración de los dos, a pesar de hacerse llevadero, requiere de tiempo y paciencia... Lo hago con mucho gusto, eso sí. Por ahora no se hacen ningún mimo, pero empiezan a jugar durante el ratito que les dejo estar juntos.
Tengo millones de correos por contestar, además de otras muchas cosas que hacer (tengo la casa hecha una leonera y un cursillo del trabajo), por eso me voy demorando en casi todo...
Y bueno, así voy haciendo :)

5 comentarios:

beor dijo...

Al final te ha regalado el gato! que solete de marido tienes, si alguna vez lo dejais, me lo pido!! :P

Pero bueno, lo importante es que... Muchas Felicidades!!!! :))

:*****

Duende dijo...

Como te comenté, me encantan los gatos pero no me apetece mantenerlos. Quizás en otra ocasión o en una futura reencarnación ...

¡Y felicidades!, aunque sean atrasadas.

Lumen Dei dijo...

Oooh... que cosita tan dulce y tierna er "Mapashito", tengo ganas de estrujarlo.

¿Ronronea?

Fer

Hari Seldon dijo...

Podioz, podioz...

¿Pero es que no hay compasión en el mundo ménsico para con los alérgicos a los gatos?

Esto es una conspiración...

Rapunzell dijo...

Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!

¡¡ Quéééé cooosaaaaaaaaaaaaaaa máááás mooooooonaaaaaaaaa!!!

;))